Gracias! a ese hermoso equipo de Farmacia Antinori

07/09/2021 08:59:57 | 1365 LECTURAS | LECTORES

Escribe Daiana Fritz.

Mi nombre es Daiana Fritz y estoy transitando el 6to y último año de la carrera de Farmacia de la Universidad Nacional del Sur. Comenzaba el verano y la pandemia se veía venir por largo tiempo más y en Bahía Blanca el panorama siempre estaba peor que en Tornquist o alguna de las localidades cercanas, por lo que mis prácticas se veían para mí un poco lejanas. 

Vivo sola en Bahía Blanca y la verdad que alquilar un año más me hacia la diferencia. Empecé a ver que algunos compañeros abrían convenios en sus pueblos/ ciudades, como para no atrasarse (quien sabe cuánto tiempo) con el egreso. Soy de un pueblo muy chiquito llamado El Perdido, donde no existen Farmacias (sólo hay un botiquín) por lo que eso no iba a ser posible en mi situación, entonces empecé a plantearme la posibilidad de hacerlas en Tornquist, ya que allí tengo a una parte de mi familia. 

“Si voy a hacer las prácticas fuera de Bahía, lejos de mis amig@s y mi casa, las quiero hacer en la Farmacia más linda” pensé. 

Así fue como me di una vuelta y la elegí: Iba a intentar armar convenio entre la UNS y Farmacia Antinori. Bastó con que un amigo me hiciera la pata y unos minutos de entrevista para escuchar: “Venite a hacerlas acá, yo te ayudo”. 

Era María Lorena Antinori, la dueña y farmacéutica del lugar (me estaba diciendo que me ayudaba sin haberme visto antes por el pueblo, sin saber nada de mí y en plena pandemia). Ese fue el incentivo de que podía ser posible, sumado al entusiasmo de mi familia de tenerme cerca y darme una mano. Así fue que un 20 de enero empecé con la insistencia, presentamos los papeles y en abril finalmente me dieron el ok. 

Lo que resume un poco mi paso por ahí es que verdaderamente no me confundí, pero ya no hablo sólo de lo estético, es la farmacia más linda. Lorena se sentó cada día a mi lado, con paciencia y dedicación, a enseñarme cada ítem que nos marcaron desde la UNS, cumplimos con todo y más, “cuando vos te sientas preparada pasa al frente que yo te voy a ir ayudando”. Con ella también aprendí de solidaridad para con el otro, aprendí de profesionalismo escuchándola hablar y ayudar a sus clientes, aprendí de dedicación y entrega. 

Atrás de ella, Fernanda y Rocío, que me recibieron con una sonrisa tan grande que logré ver cada día aún atrás de los barbijos. Ellas también fueron mis maestras. Entre las 3 ayudaron a que me formara, nunca me faltaron palabras de aliento y el “De todo se aprende” fue moneda corriente.

El viernes finalmente terminaron mis prácticas, vuelvo a Bahía Blanca y tengo lo necesario para ser Farmacéutica. En mi paso por la UNS habrán quedado muchas cosas y ellas 3, siendo parte de mi camino. Estoy orgullosa de haber sido parte de ese “team” que hace a Farmacia Antinori, enormemente agradecida por haber confiado en mí sin conocerme y abrirme las puertas. La mejor enseñanza sin dudas que me queda es que el día de mañana yo también ayudaré a alguien como hicieron conmigo, y esa será una manera de construir un lugar mejor.

¡¡¡ Tuve la suerte de ser parte de la Farmacia más linda que hay entre las Sierras!!! MUCHAS GRACIAS.

DAIANA FRITZ