Valentin Chuliver: Creciendo en el automovilismo

14/02/2021 21:15:44 | 1272 LECTURAS | DEPORTIVAS

Tiene 8 años y ha debutado en temporada anterior en el micro midget. Futuro representante tuerca en Tornquist. Su crecimiento en un ambiente sano y en familia.

Valentin Chuliver, es el mayor de tres hermanos. Hijo de Guillermo Chuliver y Lorena Balle, transcurre sus años de niños en la libertad del establecimiento de campo en familia.

El es tímido pero algo extrovertido. Sus hermanos Renata(6) y Fausto( 3) son sus escudos a la hora de los enfrentamientos cotidianos por el celular, es que nacen más allá de la vida al aire libre, con Internet y todas sus cuestiones.

En un apacible mediodía nos invitan a compartir  un cordero a la parrilla que horas antes preparo Guillermo y se dora pacientemente a la espera de los comensales.

Al principio se muestran con ojos extraños, como los propios animales del lugar que nos miran con recelo, aunque con el paso de las horas y barbijo por medio, con la distancia que requieren los tiempos de pandemia, se relajan y comienzan algunos diálogos sobre temas que a ellos le interesan.

Sabores cercanos invitan a un buen dialogo, con una copa para brindar, porque la excusa es el encuentro y buscar la forma de poder expresarle que el objetivo es que Valentin nos regale alguna opinión de sus vivencias.

Primero debemos conocer sus mascotas. Gatitos hay varios, un cachorro y sus padres merodean por ahí y un potrillo de trece dias es el nuevo integrante de la familia. Vacas y ovejas no deben faltar, como tampoco las ensaladas.

El postre también invita en el día de los enamorados a probar un bombón y luego al conocer ese hermoso parque del establecimiento Stella Maris “Nombre que lleva en honor a la mamá de Lorena”, nos animamos y fuimos como lobo a la presa.

Una simple pregunta al deportista Valentín(8 años), te gustaría una nota en la radio? Su respuesta es contundente, Sí claro. Eso deja la puerta abierta, pero en estos casos hay que actuar rápidamente. Los niños quizás se animen pero después de unos minutos pueden tener una opinión diferente.

Valentín no cambia su decisión, le pido una foto y me responde “Esperá que me pongo una remera” , creo que en ese momento  mi boca quedó entreabierta. Ahora sí con el micrófono en mano me regaló dos minutos, claro parece muy poco, pero para mi fue un hermoso momento. 

Dialogó con naturalidad y destacó que el auto se lo prepara su papá “Hace mucho que corro, desde que tengo 6 años, corrí muchas carreras, volqué y choque. Me entregaron premios cuando fui a Bahia, trofeos chiquitos y uno grande”, nos dice.

“A Bahía me acompañaba papa y mi tío. Antes iba Mamá y Fausto y Renata se quedaban con el abuelo en la tribuna pero ahora no pueden ir. El auto anda muy bien. Ahora no practico pero ando acá en el campo en un jeep” agrega.

“El midget me lo lleva papá en la camioneta, me gustaría seguir corriendo y le mando un gran saludo a mi abuelo(Horacio) y a mi tío(Tito)” culmina.

Rápidamente lo vi preparar el mate que él iba a tomar. Me pregunté, como esos niños con pocos años nos enseñan tanto. Me invitó a su Jeep, el manejó en el parque mire al costado y pensé el volante verdaderamente es su pasión.

Cuando la tarde culminaba y el viento ya había rotado al sur quedaba el regreso. Ojalá podamos volver porque esos momentos no tienen precio. Como las simples cosas que nos da la vida y muchas veces pasamos por alto.