Nota de agradecimiento

26/03/2020 17:02:58 | 1186 LECTURAS | LECTORES

Escriben Gisela Smurra y Miguel Pagnotta.

Por sobre cualquier concepto, antes que nada, quiero agradecerles a todos la colaboración con  el aislamiento.

Ayer pensaba que estar aislado estos días, ha sido como la primera semana de una dieta: Estamos obligados pero entusiasmados con hacer algo saludable, con el  cambio de conducta, con la perspectiva….  Arrancamos con ansiedad, mucha ilusión y alegría por estar haciendo las cosas bien. Comentamos con todos sobre nuestro esfuerzo y compartimos recetas…

Promediando el tercer día… nos damos algún permitido…. y un permitido lleva a otro y buscamos excusas que justifiquen comer un poquito y al rato, solo otro poquito, y llegando al día 7 subimos a la balanza  y  como pesamos lo mismo… pum! Cataratas de justificaciones de lo difícil y hasta inútil que es seguir haciendo el esfuerzo…. Reconocen la situación?

Alguno, mantendrá la calma, pedirá ayuda o simplemente confiará en su médico y seguirá cuidándose para llegar al resultado buscado, con lo cual, no solo se ayuda, si no que le evita a su familia pasar por el sufrimiento de acompañar  las consecuencias desagradables de las enfermedades que aparecen por no cumplir con  lo que se debe.

Si se sienten reflejados, el que tiene sobrepeso, o diabetes o colesterol alto, o hipertensión, úlcera,  etc. me entiende…

Queremos decirles que este esfuerzo, se va a ver reflejado, en dos o tres semanas…

Esto que hoy hacemos, va a tener sus consecuencias positivas, en unos días. Pero el esfuerzo es el del lunes, el de ayer, el de hoy,  el del día a día.

 Gracias! Por mantenerse firmes, gracias a los padres por hablar con los hijos, gracias a las esposas por  hacer reflexionar y por despertar recursos, gracias a los esposos por abrirse a nuevas actividades, y a los abuelos que mantienen la calma y buscan  el modo de llevar la situación al mejor lugar para la familia.

Como algunos  saben, venimos de vivir en capital. Esto hace que veamos con más facilidad, por comparación, lo afortunados que somos acá, de vivir en un lugar que la mayoría ha visto crecer.

La sensación de que los mayores son un poco abuelos de todos, La actitud manifiesta de pertenencia al pueblo y  la conciencia de grupo es una bendición  y ayuda a la hora de cuidar los recursos  y fundamentalmente  al sistema de salud.

Vamos a apoyarnos en esto, para pedirles que mantengamos el entusiasmo en los cuidados aunque los resultados sean difíciles de estimar, porque el mejor resultado es que no esté pasando nada. No vamos  a hablar de estadísticas ni de las miles de imágenes y noticias espeluznantes que nos llegan cada día, porque el que quiera lo encuentra, pero les pedimos que cuidemos de no contagiarnos para que el número de enfermos que teóricamente nos va a tocar, sea el más chiquito de la planilla de infectados de los próximos días. La mayoría sabe cuantos médicos tenemos, cuantas enfermeras, cual es nuestro hospital y que recursos tiene.

Concentrémonos en que somos una gran familia de miles de personas buscando el  mal menor dentro de un gran caos que obliga a tomar decisiones  cambiantes pero con una certeza: si no te movés, el virus no se mueve. No camina, no vuela, no salta, no baila… vos lo llevas a donde vos vas.

Quedate en casa si no estás cumpliendo un servicio esencial. Quedate en casa, si un miembro de tu familia tiene que salir,  que sea, también el que  haga las compras.

Quedate  en casa para aprender a cocinar, para volver a los juegos de mesa, para recordar los aprendizajes del colegio  para tejer, para ordenar los cajones, para reconocer las superficies de alto contacto y mantenerlas  desinfectadas, para terminar con lo que dejaste por la mitad..

Quédense en casa para cuidar a los abuelos, quédense en casa para evitar acciones que requieran de nuestros médicos o enfermeras, quédense en casa para que los agentes de seguridad no desperdicien recursos en cuidar que hagamos lo que tenemos que hacer, quédense en casa para ganar tiempo. Quédense en casa para entrar en las estadísticas alentadoras.

Somos una numerosa familia, hagamos de esta comarca un ejemplo de esos que epidemiológicamente están sorprendiendo al mundo.

 Es de cada uno para todos.

Los abrazamos como símbolo de unión en el objetivo. 

Gisela Smurra y Miguel Pagnotta