Agradecimiento a la comunidad

29/10/2019 06:59:32 | 959 LECTURAS | LECTORES

Familia de Luis Folco.

Agradecemos enormemente las expresiones y muestras de cariño que nos han brindado a través de diferentes medios en el correr de estos días a raíz de la partida física de nuestro amado padre.

Siempre sentimos un cariño especial por parte de quien, con genuino interés, nos preguntaba: “y cómo anda tu papá?”, sorprendiéndose de la edad y la lucidez con que hasta no hace mucho contaba alguna que otra anécdota.

Don Luis o Pibe, según si lo conocieron en Tornquist o Cabildo, su querido pueblo natal, fue, junto a mamá, el pilar de nuestra familia, el cacique como solíamos llamarlo, pero por sobre todas las cosas, fue quien nos enseñó con su ejemplo el valor del trabajo, de la palabra contraída, del sentido de pertenencia, del compromiso, la responsabilidad, la puntualidad y la honestidad.

Sabemos que muchos lo recuerdan por haber compartido algún momento durante su vida. Es muy lindo escuchar los relatos que nos ofrecen cada vez que se da la oportunidad, siempre recordándolo con una sonrisa, y algo de admiración.

Para nosotros, fue un bálsamo, una figura irremplazable, el consejo justo y adecuado, una guía, brújula, timón… nuestro faro y puerto seguro. El ocaso de su vida lo encontró físicamente desmejorado, y paulatinamente, fue levantando el pie del acelerador para darle lugar al sueño que fue formando parte de sus días hasta convertirse en su noche eterna.

En este proceso, no estuvimos solos… hubo un gran grupo de personas que colaboraron para que esta etapa fuera lo más sana para todos: acompañantes domiciliarios, enfermeras, terapeutas, médicos, y personal de salud del Hospital. Finalmente, logramos formar un equipo de trabajo, “Las chicas del abuelo” como solíamos llamarlas, que hasta último momento brindaron su trabajo específico y enseñanzas, pero sobre todo su cariño a quien consideraban prácticamente como de su propia familia.

Un agradecimiento especial al personal del Hospital Municipal, donde estos últimos días nos sentimos contenidos por todos y cada uno, en un momento tan difícil como éste. Calidez, comprensión, profesionalismo le quitan al Hospital la connotación negativa que de por sí solo tiene por relacionarse siempre con enfermedad.

Damos las gracias porque nos sentimos acompañados y comprendidos, pero también porque a él le hubiera gustado hacerlo. Seguramente papá nos seguirá cuidando desde otro plano, brillando con las mejores estrellas, hasta que nos volvamos a encontrar.

Muchas gracias a todos por estar

Familia Folco